Natalia Junquera, Profesora de Historia de la ciudad de Recreo

Cultura occidental y latinoamericana | Congreso Internacional de la Lengua Española 2019

Compartir en:

Punto de Encuentro dialogó con Natalia Junquera, Profesora de Historia de la ciudad de Recreo. Y conversamos con ella para contextualizar diferentes características de nuestra cultura de tradición occidental.

Natalia Junquera, Profesora de Historia de la ciudad de Recreo
Natalia Junquera, Profesora de Historia

1 parte




2 parte


-El termino occidente, o lo que por ahí podemos definir como cultura occidental tiene que ver con tradiciones europeas y si se quiere, momentos de la historia europea que son rescatadas en un momento histórico como es a partir del siglo XV. Y con el rescate de la tradición greco-romana en parte, por el Renacimiento, no solamente los valores estéticos.

Mapa de Europa (SIGLO XV)

El Humanismo, digamos; que aparezca ahora, otra vez, en el centro de discusión “el hombre” como valor, a diferencia de la etapa anterior, siempre es como que en esa etapa se intenta separarse de la Edad Media, donde se la considera una etapa oscura para Europa y por ahí se rechaza el pensamiento que tiene que ver con la imposición de la iglesia católica, con un pensamiento supersticioso más que vinculado a la ciencia y el razonamiento, entonces va a aparecer acá, como el hombre, el centro, la razón, la ciencia.

Y bueno, una vuelta a estos valores que tiene que ver con el auge en Grecia que tiene que ver con la filosofía o la cuna de la filosofía, de hecho nuestro sistema educativo en el curriculum sigue revalorizando esta cultura occidental a través de estos íconos, el origen supuesto de la democracia, el estudio de Aristóteles y de otros filósofos que tiene ese origen.



Hasta el estudio de la historia que lo estudiamos a partir de las edades elaboradas por los europeos, que es simplemente una división, mirada obviamente desde una posición eurocentrista que separa las edades históricas en Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea y se posiciona en dar una versión o periodización a nivel universal, de la historia universal, cuando en realidad, por ahí los pueblos que no tuvimos contacto con Europa, antes de tener contacto con Europa no eramos, no participamos de la historia, sino a partir, recién, de ese contacto, de esa primera etapa de exploración, conquista y colonización, ahí ingresamos a la historia.

De hecho nosotros lo estudiamos así, así se estudia en el nivel primario, en el nivel secundario, estudiamos las culturas precolombinas, así todavía se llaman en algunos libros, previas a la llegada de Colón, vemos simplificadamente algunas civilizaciones como la maya, la azteca, la inca y recién ahí vemos la llegada del europeo y a partir de eso la formación del estado nacional. Revalorizando la posición de que enseñamos la historia para entender por qué vivimos en un estado nacional y justificar digamos, ese posicionamiento.



Nada se estudia prácticamente de las revoluciones americanas, vemos desde la Revolución Francesa como previamente exportamos esa revolución al continente americano pero no vemos las revueltas originarias de nuestra tierra.

Rebelión de Túpac Amaru

Latinoamérica también ha sido productora de ideas políticas y de movimientos políticos que hacen a este mundo occidental, sin embargo no son valorizados.

Si se quiere, vivimos destacando, dentro de la ciencia también, este colonialismo, si se quiere, intelectual que vivimos destacando pensadores y corrientes filosóficas, corrientes científicas que tiene el origen en Europa y que muchas cuestiones a nivel político o social no se pueden explicar porque vivimos fenómenos típicos americanos que no se pueden explicar con las categorías de sociólogos o historiadores europeos.

Y es por ahí lamentable que nosotros mismos estamos mirando a Europa sosteniendo estos valores occidentales. Nosotros de occidental somos mestizados.

Y este mundo occidental no llegó a su auge si no fue a fuerza del estado, la iglesia y las armas.

No solamente en Europa, en el siglo XV se persiguió a quienes eran disidentes de ésta cultura. Quien sea judío, quien sea gitano, las mujeres, los homosexuales, las etnias por fuera de las blancas también fueron perseguidas, digamos, se impuso a fuerza de castigos físicos y de, realmente, quitar recursos económicos para que las personas puedan seguir viviendo su forma de vivir.

Realmente esto de la cultura occidental es una forma importada de vivir que nos impusieron.

Y creo que con respecto, no solamente al sistema educativo, sino los medios de comunicación seguimos reproduciendo la misma mirada, seguimos creyendo que somos europeos, que somos blancos o, que ese es el destino nuestro, es copiar todo lo que pasa en Europa, es que nos digan recetas de como vivir.



Habría que preguntarse si, con respecto, cuando vemos el origen de la filosofía, pensemos que ésta cultura, también occidental es la cultura, no es que en América no existía el patriarcado pero la cultura también patriarcal y ésto de hablar de la democracia en la Antigua Grecia, también estaban excluidos, o sea, un tipo de democracia difícil de entender porque estaban excluidas las mujeres, los esclavos y cualquiera que no sea perteneciente a la cultura de ellos. O sea, lo mismo va a pasar en la Revolución Francesa, la Asamblea Nacional tampoco permite que varones sin propiedades y que mujeres participen.

Por ende, estos íconos de la cultura Europea y occidental, ¿hasta qué punto son diferentes? porque son como los grandes íconos que nos educaron y muchas veces, sobre esos íconos que se habla tanto, somos criticados por no tener ese purismo, si se quiere, en la democracia. Para ellos fueron los fundadores o los primeros que se les ocurrió la idea, porque los gobiernos latinoamericanos son acusados de populistas, cualquier práctica es de populismo, cualquier práctica es amenazante de ser autoritario, es como que tenemos unas concepciones auto denigrantes, como diría Jauretche, en ese sentido de decir bueno nosotros seguimos creyendo que todo lo nativo, lo originario, lo que se produjo en América es bárbaro y la civilización está en Europa y nos seguimos mirando entre nosotros mismos denigrando lo que ha producido acá, el trabajo intelectual y parte de la cultura y parte de las ideas políticas de las que somos promotores y creadores.

Creo que hoy, no se si nos considerarán los europeos parte de la cultura occidental o no. Más allá de tenerlo educativamente, creo que somos exportadores de modelos de lucha. En la actualidad el movimiento feminista está haciendo de alguna forma modelo, a nivel europeo es un modelo de seguir el modelo argentino, sino también la lucha de las madres ha sido un modelo que hemos podido exportar y que habla de el crecimiento en la teoría y en la práctica y en la misma praxis que hacemos de la política y que latinoamérica tiene la fuerza para posicionarse.

Ahora, quienes manejan las cuestiones del lenguaje, como el sistema de dominación actúa sobre estos bienes culturales del que todos somos parte, cómo se manejan, cómo se manejan los medios de comunicación y demás es, creo que es un trabajo del día a día, de tomar consciencia de que en realidad se nos imponen formas de pensar y de autodenigrarnos a nosotros mismos para devaluarnos y que sea mas fácil seguir colonizados porque esa, por ahí, puede llegar a ser la cuestión de fondo.



Intelectualmente seguimos colonizados en muchos sentidos más allá digamos de que aceptamos siempre recetas económicas, políticas y de distintas cosas de Europa.

En lo que tiene que ver con la cultura seguimos mirando hacia otro lado y realmente no podemos valorar lo nuestro.

Realmente sería algo terrible que se imponga el neutro para hablar en todos los medios de comunicación y que perdamos la diversidad que en algún momento el europeo quiso, porque el europeo vio al nativo y lo vio como uno solo y lo llamó indio, desconociendo, invisibilizando y ocultando esa diversidad que había entre lo nativo. Porque no era una sola lengua o una sola religión o una sola cultura. Era una diversidad importante.

Y creo que si no rescatamos por ahí eso, vamos a terminar víctimas de los formatos del capitalismo que impone a los medios de comunicación, como lo ha hecho por ahí Europa.

Y que realmente es muy difícil hoy, con la penetración de los medios de comunicación a nivel masivo cuestionar ésto desde otro lugar o poder pensarlo.

Desde el mapa que nos enseñan en geografía en la escuela primaria y la secundaria, el planisferio en donde Europa está en el centro, desde no poder deconstruir ese mensaje que es la representación de Europa en el centro y nosotros a un costado y en una escala más pequeña porque si ves la proyección que es del planisferio, estira el hemisferio norte y lo hace parecer más grande, si vos lo miras en kilómetros cuadrados te vas a dar cuenta de que nuestros territorios son más anchos. Pero también es una forma de colonización que no la hemos sabido todavía erradicar, porque seguimos enseñando el mismo mapa, aparece en todas las escuelas y sigue estando Europa en el medio.

Creo que es un desafío importante que tiene latinoamerica de terminar de descolonizarnos, si se quiere, en algún momento.



Congreso Internacional de la Lengua Española 2019

Este año el Congreso Internacional de la Lengua Española se realizó en Córdoba y lo disruptivo fue el discurso de cierre.

Discurso de cierre

El discurso de cierre estuvo a cargo de la escritora cordobesa, María Teresa Andruetto, la cual tuvo una posición disidente.

Planteo que el nombre del Congreso debería llamarse “lengua Castilla” y no “Española”, esto debido al proceso histórico de la colonización, conquista y la intervención de le iglesia en éste proceso histórico. Además teniendo en cuenta que quienes efectuaron este proceso pertenecieron a la región de Castilla (España).

Entre otros de los planteamientos dijo que se pretende homogeneizar en un lenguaje único para la comunicación. Y que esto de uniformizar es invisibilizar la potencia de lo diverso, de los distintos modos de decir, de pensar. El castellano de América es diverso, es mestizo, ya que está conformado por muchas lenguas y muchos pueblos.

Otro planteamiento fue que somos 22 naciones soberanas, 90% representadas en América y España tan solo el 10% y son reconocidos por la Academia por la idea de purismo, del bien decir, con políticas de control.

Ella define al lenguaje como de todos, un capital simbólico, un capital económico. Ni Córdoba, ni Argentina participaron o intervinieron en la elección del contenido del Congreso, entonces la pregunta es ¿quién usufructúa este capital?

Remarcó que en ésta búsqueda de uniformidad se pretende generar dinero, a costa de las singularidades y riqueza de la lengua, es monopolizar para generar más dinero.

Planteó, además el lenguaje inclusivo, las voces de las mujeres en 250 ponentes, de manera indirecta la inclusión del género. Para María el lenguaje no es neutro, es el espíritu de una época, se disputa el sentido, es la conciencia del comportamiento social, es el ser comprendido por el otro.

Otro planteo es la imposición de la lengua única en el campo científico, el INGLÉS, en desventaja con el CASTELLANO y que ésto produce la falta de diálogo de todas las comunidades.

Otro punto fue el de traducir el castellano de un país al de otro país. Y que cada lengua se inventa todo el tiempo, esta en permanente movimiento, en transformación.

El lenguaje da cuenta de la experiencia de los hombres, de su subjetividad como hablante, escribiente, como lugar de reunión.



Video completo del discurso de cierre






Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *