Skip to content

¿De dónde vienen los sueños?

29 julio, 2018
¿De dónde vienen los sueños y cómo se producen?


Todos hemos soñado alguna vez cosas que nos dejaron pensando porque parecían tener un  mensaje oculto, aunque muy difuso. Muchas veces tenemos sueños que nos resultan extraños y difíciles de comprender que despiertan nuestra curiosidad. Soñar con un ser querido que ya no está, con algo que deseamos tener, con algún proyecto que nunca pudimos realizar, tener pesadillas o incluso sueños que parecen absurdos, todo esto viene de alguna parte y hay una forma de estudiarlo. Entonces ¿De dónde vienen los sueños?.

Para Sigmund Freud (1856-1939), padre del psicoanálisis, los sueños son una forma que tiene el inconsciente de manifestarse, por lo que era importante estudiar sus significados.  Para comprender el tema, definiremos algunos conceptos sin entrar mucho en detalle.



Sistemas del Aparato Psíquico

Según Freud, nuestro aparato psíquico está compuesto por tres sistemas:

  • Inconsciente: es la sede de los conflictos reprimidos de carácter sexual que no tienen lugar en la conciencia por obra de la represión.
  • Preconsciente: en él se encuentran sentimientos, ideas, representaciones, que no están presentes en la conciencia, pero podemos recordar con un simple esfuerzo de la memoria. Ejemplo: qué comiste ayer.
  • Conciencia: por medio de ella, nos relacionamos de forma directa con la realidad en torno a lo que percibimos.


¿Qué tiene que ver todo esto con lo que soñamos?

Freud dirá que el sueño es el guardián del dormir, que nos protege de perturbaciones externas, como sonidos, un ruido del celular, un grito, etc. También de perturbaciones internas, que tiene que ver con los deseos que se encuentran en el inconsciente.

Características de los sueños

Los sueños tienen tres características:

  • soñamos principalmente cuando dormimos;
  • el sueño se vivencia en imágenes;
  • tiene un carácter alucinatorio.

También podemos encontrar en los dos tipos de contenido: el contenido manifiesto, que es lo que podemos recordar del sueño, y el contenido latente, que contiene el verdadero significado de lo que soñamos.



Formación del sueño

Un elemento importante en esta formación es el deseo infantil reprimido (D.I.R.), que se encuentra en el inconsciente.

Existe una barrera de censura entre el sistema inconsciente y el preconsciente, para evitar que aquello que se encuentra reprimido salga a la luz y pueda perturbarnos. Pero cuando dormimos, esta barrera aminora su actividad, ya que no hay peligro de que el sujeto realice acciones motoras, por lo que el D.I.R. llega fácilmente al preconsciente.

Allí se encuentra con el resto diurno (R.D.), es decir, alguna percepción del día que quedó guardada. El D.I.R. se unirá con el R.D. para buscar satisfacerse. El inconveniente será que, al estar dormidos, no podemos llevar a cabo ninguna acción motriz, entonces el deseo volverá al inconsciente para poder satisfacerse a través de la vía perceptiva.

Mecanismos de desfiguración onírica

Para poder burlar la barrera de censura, el sueño debe sufrir algunas  transformaciones, a lo que denominamos mecanismos de desfiguración onírica:

  • Condensación: se unen elementos del contenido latente con el manifiesto en una misma persona o elemento. Ejemplo: estoy en mi casa pero se ve diferente, se parece a la casa de mi abuela y en mi cuarto hay un pizarrón igual al de la escuela.
  • Desplazamiento: una imagen del contenido latente sustituye a otra del contenido latente. Ejemplo: me fue mal en un examen, pero sueño que a la hora de hacerlo recuerdo todas las respuestas.
  • Figurabilidad: hace referencia a que el sueño se vivencia en imágenes.
  • Simbolismo: es un mecanismo que expresa referencias sexuales. Objetos que actúan como recipiente tienen relación con los genitales femeninos y objetos de los que fluya agua, con los masculinos.

Fase perceptiva

Después de que se producen todas las transformaciones, comienza la fase perceptiva, en donde alucinamos y todo lo que vemos parece real.

Es allí cuando comenzamos a soñar. En el caso de que alguno de los mecanismos falle, puede producirse lo que conocemos como pesadilla. Otra razón de tener pesadillas, según Freud, es el cumplimiento de un deseo reprimido.

También puede suceder que los deseos no requieran transformaciones ya que su contenido no es inmoral, a lo que se denomina sueño infantil. Por ejemplo: sueño que visito a una amiga a la que no veía hace tiempo.

Elaboración secundaria

Una vez que despertamos es normal que busquemos encontrarle coherencia o lógica al sueño desde el punto de vista consciente. Esta segunda transformación se denomina elaboración secundaria y tiene que ver con el contenido manifiesto y nuestra forma de entenderlo.

Trabajo del Sueño – Trabajo de Interpretación

Al proceso de formación del sueño se lo denomina Trabajo del Sueño. Por otro lado tenemos al Trabajo de Interpretación, que consiste en pasar del contenido manifiesto al contenido latente.



Conclusión

De esta forma, podemos decir que los sueños son “la satisfacción disfrazada de deseo”. El psicoanálisis se encarga, entre otras cosas, de llegar al inconsciente por medio de ellos y así descubrir aquello que se encuentra reprimido.

Tal vez no veas tus sueños de la misma manera ahora… ¿Podrás encontrar el contenido latente de tus sueños y descifrar esos mensajes ocultos?