Skip to content

Somos EMOCIONES!

7 agosto, 2018
somos EMOCIONES

“Se dice que los humanos somos seres emocionales. Esto se debe a que las emociones son partes de nosotros desde que existimos. Podemos decir que las emociones son herencia de la evolución ya que gracias a ellas nuestros antepasados lograron sobrevivir a la condiciones extremas en las que vivían.

Hoy en día, esas mismas emociones son las que dirigen la gran parte de nuestros comportamientos.

Es posible definir a las emociones como procesos afectivos básicos que ocurren ante distintas situaciones. En otras palabras, es un estimulo que provoca alguna reacción, estas reacciones pueden ser internas, relacionadas a cambios que se producen dentro del organismo o externas, relacionadas a lo fisiológico, por ejemplo transpirar, temblar, ponerse colorado, etc. Su duración es breve a diferencia de los sentimientos y pasiones, cuya duración es mas prolongada y estable.

Emociones primarias y emociones secundarias

Es posible, también, clasificar a las emociones como emociones primarias y emociones secundarias.

Las emociones primarias son aquellas que dan respuestas precisas e inmediatas, a diferencia de las secundarias que son una combinación de las primeras. Entre las emociones primarias, encontramos alegría, tristesa, miedo, asco, ira. Y algunas de las emociones secundarias son celos, culpa, vergüenza, arrogancia, bochorno o diversión.

Es posible analizar las propias emociones o identificarlas en los demás gracias a un lenguaje emocional compartido dentro de cada cultura. Esto tiene que ver con las diversas expresiones que aprendemos a asociar con lo emocional. Sabemos que si alguien se puso colorado es porque tiene vergüenza o si tartamudea es porque esta nervioso.

Nuestra dimensión emocional es muy compleja y muy amplia, pues abarca tanto en lo psíquico, como lo corporal y nos moviliza de forma que muchas veces actuamos acorde a lo que sentimos. A veces, dejarse llevar no esta mal, pero hay casos en los que es necesario intentar controlar lo que nos pasa, como cuando estamos enojados, es decir, sentimos ira. Esta capacidad de poder gestionar las emociones, así sea en relación con nosotros mismos o con los demás, se denomina inteligencia emocional. Es importante tener un equilibrio entre lo emocional y lo racional para sentirnos bien con nosotros mismos y nuestro entorno, y así no desestabilizarnos “