Skip to content

Un joven se suicidó después de que lo acusaran falsamente de abuso

30 diciembre, 2018

El hecho sucedió en Bariloche.

Su “mejor amiga” lo denunció tras una discusión pero después se retractó. La joven, menor de edad, admitió que hizo la denuncia en “un momento de bronca y enojo“. La madre de la victima criticó “Mi hijo fue una víctima de toda esa desidia social que tenemos”

El adolescente de 18 años fue acusado de abuso sexual por su mejor amiga, quien luego reconoció que era mentira y pidió disculpas. A pesar de la aclaración, la denuncia se siguió compartiendo en las redes y el joven entró en un estado de depresión y se suicidó.


Agustín Muñoz tenía 18 años. Su mejor amiga lo denunció por abuso, pero era mentira: el joven se suicidó.

Todo empezó a comienzos de diciembre, cuando el joven, oriundo de Bariloche, participó de una marcha de mujeres que estaba bajo la consigna “Nunca más solas, nunca más calladas”, la cual reunió a decenas de jóvenes en el centro cívico para recordar a las mujeres que fallecieron asesinadas.

Durante esa marcha se dio a conocer una lista de presuntos abusadores. Fue allí que su amiga A. lo denunció por abuso sexual, dejándolo expuesto frente a los presentes y más tarde realizando una publicación que se viralizó en las redes sociales.

Ese mismo día, la mamá del joven expuso el caso en su cuenta de Facebook y contó que su hijo estaba en su cama encerrado y no quería comer. “Hoy una chica escrachó a mi hijo por enojo y ahora no sabe cómo parar la bola. Es una burla a todas las víctimas de violación”, escribió.

Agustín Muñoz murió el 22 de diciembre, nueve días después de que una chica lo denunció por abuso.

En uno de sus estados de Instagram, la chica escribió: “Principalmente quiero disculparme públicamente hacia Agustín, fue un momento de bronca y enojo”. Luego añadió: “No supe ver el límite de esto”.

El domingo 23 de diciembre, Silvina, madre del joven, dio finalmente la noticia del suicidio de su hijo. “Mi hijo murió ayer con su corazón destrozado”, escribió.